DIY : En 6 horas charladitas se puede reportar calidad de aire en Bogotá

Hay un enemigo silencioso en las ciudades densamente pobladas y con mucho tráfico vehicular. Es algo que a simple vista no se ve, la nariz tampoco lo detecta. Sustancias que entran al cuerpo sin aviso, pero que acumulándose en los pulmones pueden ser muy peligrosas. Nos podemos encontrar con estas sustancias mientras caminamos a la tienda, corremos en el parque, nos transportamos en bici o vamos rumbo al trabajo en Transmilenio.

Me refiero al material particulado, es invisible al ojo pero se puede detectar con un 🐤 CanAir.IO que se arma en pocas horas y salir a la calle a tomar datos es facilísimo.

El viernes 5 de Octubre encontré mi tribu, mi gente. Un grupo de ciudadanos activos que queremos usar la ciencia y la tecnología para crear consciencia de la calidad del aire que respiramos.

Aquí te cuento cómo lo logramos, la parte charladita y mi experiencia saliendo a medir. En otra publicación contaré lo que entendí como persona amateur en electrónica.

¿Cómo inició la jornada?

El lugar de encuentro fue la Fundación Karisma, ¡gracias Pilar por el espacio y generosidad! Llegamos personas de diferentes lados, con habilidades distintas y la misma preocupación.

¿Cuál es la calidad del aire que respiramos? Muchos tenemos la intuición que no es la mejor, los buses y carros chimenea que se mueven en la ciudad botan nubes negras que nadie quiere inhalar.

En mi caso, escojo día a día la bici como medio de transporte. Me preocupa que estar expuesto, pues no sólo estoy al lado de los carros, sino que mi respiración se agita al pedalear. Entonces inhalo más aire, para eso intento protegerme usando máscara. Busqué la más hermética y con buen filtro. No me importa que la gente me vea como un bicho raro, aunque tienen razones para hacerlo:

Yo, todos los días en 🚲
Imagen toma del EPA.

El objetivo de la jornada era crear un sensor portátil que conectado a una app para Android midiera el material particulado de 2,5. En la imagen se ve a escala qué son partículas de 2,5 micras (un metro dividido en un millón de pedacitos). Como explican aquí: “¿Qué son 2,5 micrómetros? Tome como referencia un solo cabello de su cabeza. En promedio el cabello humano mide, aproximadamente, 70 micrómetros de diámetro, lo que lo hace 30 veces más grande que la partícula fina más grande.”

Al inicio de la sesión hablamos de la importancia de medir esto. En esencia, al estar esas partículas suspendidas en el aire pueden entrar a los pulmones y eventualmente al torrente sanguíneo. Eso es preocupante, porque cuando estamos al lado de buses que usan diesel (¡Cof, cof… Transmilenio 😷!)esas partículas se cuelan en los pulmones y potencialmente en la sangre.

“existen evidencias científicas, aceptadas internacionalmente, según las cuales enfermedades respiratorias están estrechamente ligadas a la contaminación atmosférica, y en especial a aquella causada por material particulado suspendido en el aire.” Tomado de Revisión de las emisiones de material particulado por la combustión de diesel y biodiesel

El problema está más que diagnosticado, sabemos que esas partículas microscópicas, nos joden la salud. Lo chévere de la sesión del viernes 5 de Octubre, fue que un grupo de ciudadanos nos dimos a la tarea de hacer algo. Entre todos sumamos 10 sensores más a la rede canair.io, ya hay más de 20 que estamos reportando datos a través de la app móvil para Android.

Foto de tomada por Angelica Zambrano: un combo de gente activa, para quienes del dicho al hecho *no* hay mucho trecho.

¿Qué se necesita para tener un CanAirIO?

Esa cajita que cada uno tiene en la mano, la armamos en 6 horas charladitas, cada uno pagó $170.000 COP (56 USD), únicamente por los materiales. No está calculado el tiempo y esfuerzo de varias de las personas que están en la foto. Puedes ver en Hackster.io el tutorial completo, dónde conseguir los materiales y un video que muestra el paso a paso:

En definitiva lo que se necesita es curiosidad y deseo de aprender, pues gracias a personas como Antonio Vanegas o Daniel Bernal, te explican cómo hacerlo -seguro se me escapan nombres de personas que han sumado a esto, toda lista se queda corta-.

El objetivo es hacer más talleres, para ir sumando a la red ciudadana de monitoreo del aire. Donde todo el código es abierto y los datos también. Siguiendo por redes (@canairq) y suscribiéndote en la página web se anunciarán próximas fechas.

Bueno, ¿y los datos dónde los veo?

Para mí, lo más emocionante fue salir el sábado con mi 🐤CanAirIO a la calle, para medir la calidad del aire en el trayecto de Transmilenio [El Tiempo — Av 1° de Mayo]. Lo primero que busqué en la mañana fue un sujetador, alguna vez compré uno de los que se ponen en el brazo para cargar el celular mientras se hace ejercicio, le abrí un hueco para el sensor y salí a la calle:

No obstante, Daniel me hizo una observación muy acertada, estaba tapando el ventilador del sensor, así que no había flujo de aire. Así que fue cuestión de moverlo un poco y empezar a medir. Es muy sencillo: (i) se enciende el sensor, (ii) se conecta por Bluethooth a la app móvil y (iii) inicia el registro de los datos cada 5 segundos.

Anoté los tiempos en los que el L10 cambió de troncal, de la Avenida El Dorado a la Caracas subió considerablemente, registrando un pico de 92 entre la Caracas y el cambio a la Décima. ¿Qué tan malo fue para mi salud esa exposición? Busqué una imagen que me diera una escala de comparación, no encontré en español una que visualizara fácilmente, estar expuesto en un ambiente de PM 2.5 de menos de 35 μg/m3 durante 24 horas es aceptable, el promedio en mi trayecto fue superior a ese número. Quizá ya haberme expuesto a niveles mayores a 55 superó el máximo al que podría estar expuesto durante todo el día.

¡Ojo 👀! Esto fue una medición un sábado a las 11:00AM, donde el tráfico es menor. No hay tantos buses, ni carros en la calle.

Ver tabla completa y explicación aquí.

Este es un tema del cual me gustaría aprender y entender mejor. Pero el mensaje es claro: Bogotá es una ciudad donde el aire tiene partículas 30 veces más pequeñas que el diámetro de un cabello, que se están filtrando en mis pulmones y esa acumulación nos está afectando a todos.

El primer paso es ser conscientes del problema, medirlo, entender ese enemigo silencioso y unir más 🐤 CanAirIOs a la red ciudadana.

Unamos nuestras alas o mejor manos, como escribía Gonzalo Arango:

Manos unidas

Una mano
más una mano
no son dos manos;
Son manos unidas.
Une tu mano
a nuestras manos
para que el mundo no esté
en pocas manos
sino en todas las manos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here